"/>
Aviso sobre el uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando en nuestra página web, acepta el uso y la recopilación de cookies. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra Política de Cookies.
Redacción
Miércoles, 16 de mayo de 2018
TERRORISMO YIHADISTA

Agente increpado en operación yihadista: "Fue la amenaza más real de mi vida"

Uno de los agentes de la Guardia Civil que fue increpado por dos hombres cuando procedían al arresto de un presunto yihadista en Melilla ha asegurado que "fue la amenaza mas creíble y más real" de toda su vida, pues incluso pensaron que podía producirse un "atentado inminente" por parte de los dos acusados.

[Img #39338]

 

La Audiencia Nacional juzga hoy a Suliman Mohamed Makrani y Belaid Mohand Al Lal, quienes se enfrentan a una petición fiscal de 13 años de prisión por amenazas terroristas y han negado hoy en el juicio que profiriesen amenazas a los agentes, sino que fueron a "apoyar psicológicamente" al presunto yihadista detenido.

 

Según han relatado los agentes, que vigilaban el cordón policial que se estableció para evitar cualquier intento de obstrucción a la detención del presunto terrorista, los dos acusados, desde primera fila y con una actitud "muy hostil", les amenazaron con "hacerles saltar por los aires" o con "cortarles el cuello".

 

Asimismo, los guardias civiles han explicado que, por el sudor, se percataron de que Suliman Mohamed, que arengaba al resto de los congregados en el cordón, portaba un "bulto alargado" en la espalda que se transparentaba, y que el acusado se tocaba constantemente, lo que les llevó a avisar a Inteligencia ante un posible atentado.

 

Desde el cordón policial, "fuera de sí e incluso apenas sin voz por los gritos", los dos acusados, detenidos dos meses después de lo hechos, siguieron amenazando a los agentes, dando un paso más allá relatándoles el nombre de los bares, las zonas de ocio que frecuentaban e incluso el hotel en el que residían en Melilla.

 

"Nos dijeron que íbamos a saltar por los aires, querían humillarnos y cortarnos el cuello y, acto seguido, que no tardarían mucho en hacerlo; en concreto, uno de ellos decía que no iba a llegar a los cuarenta y estaba esperando a que Alá se lo pidiese", ha relatado uno de los agentes.

 

En el turno de última palabra, los dos acusados han señalado a la sala que no son terroristas, sino que son "españoles musulmanes", con familia militar y que no tienen nada en contra de su país ni de la Guardia Civil.

 

En este sentido, han insistido en que no pronunciaron ningún grito o frase de índole terrorista, sino que pedían "paciencia y firmeza" al detenido, así como que las acusaciones de los agentes son "una farsa grande de contradicciones".

 

En sus conclusiones definitivas, la fiscal ha mantenido su petición de 13 años de prisión por amenazas terroristas o, de forma alternativa, a 7 años y un día de cárcel por desórdenes públicos y atentado a agentes de la autoridad, ya que ha quedado acreditado que ambos tenían una actitud "claramente beligerante, violenta y constitutiva de la infracción penal que se les imputa".

 

La representante del ministerio público ha reconocido que la de amenazas terroristas es una pena "abultada", pero ha defendido que las frases que profirieron los acusados "se ajustan de manera muy ortodoxa a los postulados del Estado islámico" y al delito que se les imputa.

 

Para la fiscal, "el contexto en el que se producen las frases, la literalidad de las frases y el hecho de que las profieren personas que han sido investigadas por estos delitos con anterioridad" otorgan la suficiente importancia a sus palabras como para calificarlas de terrorismo.

 

Por su parte, la defensa ha pedido la absolución para sus clientes porque no hay pruebas "convincentes" que acrediten que estuviesen actuando en favor del Estado islámico, así como que pudo tratarse, en algún caso, de "una falta de respeto" de los acusados hacia los agentes, pero "no de una amenaza de índole terrorista".

 

EFE

Diariolalupa.es • Aviso Legal y Términos de UsoPolítica de Privacidad y Política de CookiesMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress