Aviso sobre el uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra Política de Privacidad y Cookies.
Imane Rachidi
Sábado, 10 de febrero de 2018
HOLANDA / DONACIONES DE ORGANOS

Holanda debate que todos sean donantes de órganos si no dicen lo contrario

Holanda debate aplicar la fórmula del consentimiento presunto para la donación de órganos, lo que convierte automáticamente a todos los ciudadanos en donantes, a no ser que hayan mostrado su rechazo en vida, tanto por escrito como a su familia.

[Img #35517]

 

"Esta ley es buena porque muy pocos piensan sobre la donación de sus órganos y esto les obligará a tomar una decisión, pero creo que el Gobierno no puede decidir por la gente sobre su cuerpo, y con esta ley lo hace", lamentó hoy a Efe la holandesa Merel Driessen, donante registrada y editora de una web sobre donación de órganos.

 

Por otro lado, Driessen, que promueve el debate sobre esta cuestión en su blog "Het donorgesprek", cree que esta ley también podría "dificultar que los doctores hablen con las familias sobre la donación de órganos en el momento en el que muere un familiar".

 

Si la persona no ha dejado su rechazo explícito en vida, los parientes aún tendrían en sus manos la posibilidad de negarse a donar el cuerpo de su familiar si esta acción les resulta dura.

 

Por ello, la psicóloga holandesa Inge den Boer recuerda que tomar una decisión de este tipo en pleno luto requiere de "entendimiento" y recomienda "no intentar convencer" a los parientes para que autoricen la donación, sino "darles información, tiempo y espacio".

 

En la actualidad, los holandeses deben inscribirse en el registro de donantes para indicar si desean o no donar sus órganos después de la muerte, y si una persona fallece sin dejar clara su intención, se le pedirá consentimiento a la familia para tomar una decisión.

 

La web oficial donorregister.nl permite cuatro opciones a los ciudadanos: doy mi permiso, o no, mi familia o mi pareja decidirá, o, en cuarto caso, otra persona que se señalará será quien tome la decisión de donar los órganos del fallecido.

 

El nuevo método tiene el objetivo de eludir el vacío creado por las personas que no se pronuncian sobre el asunto, y por tanto, convertirá de forma automática a todos los ciudadanos en donantes.

 

La enmienda legislativa, que se someterá a votación en el Senado el próximo martes 13 de febrero tras haber recibido ya el respaldo de la Cámara de Representantes, dice que todas las personas mayores de 18 años recibirán un máximo de dos cartas en las que se les preguntará por escrito si quieren ser donantes o no.

 

Si no responden a ninguna de las dos, se dará por hecho que la persona no tiene ninguna objeción a ser donante, lo que significa que después de muerta, sus órganos y tejidos pueden utilizarse para trasplantes o investigación científica.

 

Los senadores del laborista PvdA, el Partido Socialista, 50Plus y los verdes GroenLinks son los más reticentes a respaldar estos cambios en la ley, y exigieron "garantías serias" de que se seguirán las objeciones de amigos o familiares que rechacen el uso de los órganos de una persona fallecida, incluso si la persona afectada pidió en vida ser donante.

 

Estos grupos pidieron una especie de guía para los médicos que explique en detalle los procedimientos que se deben seguir y, en especial, las exigencias éticas que deberán respetar los doctores en torno a esta cuestión cuando haya un claro rechazo de la familia.

 

Según el centro de estadísticas de los Países Bajos, el número de holandeses que ha rechazado ser donante de órganos por escrito aumentó a 1,71 millones durante 2016, mientras que en el mismo periodo, otros 3,6 millones dieron su permiso para donar.

 

Más de 700.000 personas dejaron la decisión en manos de sus familiares.

 

Según la última cifra conocida, a mediados del año pasado, unos 6 millones de holandeses de más de 12 años están inscritos en el registro de donantes, de los cuales casi un 30 % lo hizo para dejar su rechazo explícito a ser donante.

 

Si finalmente el Senado aprueba esta enmienda, el sistema de registro activo de donantes entrará en vigor a partir de 2020.

 

"Espero que todas estas noticias sobre la donación de órganos motiven a los holandeses a tomar una decisión porque cuando un miembro de la familia muere, es realmente importante que sus seres queridos tengan claro su deseo", concluye Driessen.
 

 

Diariolalupa.es • Aviso Legal y Términos de UsoPolítica de Privacidad y CookiesMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress