Aviso sobre el uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. Para obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, consulte nuestra Política de Privacidad y Cookies.
Mar Vila
Miércoles, 7 de febrero de 2018
PRIMER VUELO DEL FALCON HEAVY

SpaceX abre un nuevo capítulo espacial con el lanzamiento de su súpercohete

La empresa estadounidense SpaceX abrió hoy un nuevo capítulo de la carrera espacial con el exitoso lanzamiento del gigantesco cohete Falcon Heavy, un paso adelante en sus planes de llevar el hombre a Marte.

[Img #35393]

 

Ante la atenta mirada de miles de personas, el Falcon Heavy despegó hoy a las 3:45 pm EST (21:45 GMT) desde el Centro Kennedy de la NASA, situado en Cabo Cañaveral (Florida), para una misión de prueba que tenía como objetivo colocar por primera vez en el espacio un automóvil.

 

Se trata de un deportivo de color rojo, como corresponde a Marte, fabricado por Tesla, la marca de automóviles eléctricos que dirige Elon Musk, presidente de SpaceX.

 

El Tesla Roadster inició hoy un camino que lo alejará hasta 450 millones de kilómetros de la Tierra y lo pondrá en una órbita cíclica entre la Tierra y Marte.

 

En las áreas habilitadas para contemplar el lanzamiento en el Centro Kennedy, miles de personas saltaron de emoción al ver cómo la aeronave abandonaba la plataforma y se abrazaron aún más cuando dos de los tres cohetes de los que consta la gigantesca aeronave lograron regresar ocho minutos después del lanzamiento.

 

Uno de los retos de esta misión de prueba era lograr el aterrizaje de los tres cohetes aceleradores de los que consta el Falcon Heavy, para ser reutilizados en futuras misiones, como ya ha hecho SpaceX con el Falcon 9.

 

Dos de los cohetes regresaron pero hasta ahora se desconoce qué pasó con el tercero, el que propulsó la cápsula donde iba el automóvil.

 

Los más privilegiados presenciaron el lanzamiento a una distancia de 6,27 kilómetros (3,9 millas) de la plataforma LC-39ª, la misma desde la que despegaron las misiones Apolo con destino a la Luna (1961-1972).

 

Una de esas personas era Mary McKui, quien dijo a Efe: "estaba aquí cuando enviaron los primeros hombres a la Luna. No nos lo queríamos perder, especialmente porque el cohete vuelve a tierra y no lo hemos visto nunca".

 

Aunque el lanzamiento del Falcon Heavy ha sido uno de los eventos espaciales más esperadas desde las misiones Apolo en la década de los años 60 y los 70, Musk aseguró que este es solo un paso previo a un cohete todavía más potente, el BFR (Big Falcon Rocket), que la empresa aeroespacial prevé tener listo en cinco años y con el que está confiado en llevar humanos a Marte.

 

Lo que sí permitirá la potencia y capacidad de carga del Falcon Heavy, solo superada por el cohete Saturno V, lanzado por última vez en 1973 y que formó parte de las misiones Apolo, será llevar al espacio satélites más pesados que los actuales.

 

Además, su propósito es llevar robots de dimensiones mayores a Marte e incluso a planetas más lejanos, como Júpiter o Saturno, y a sus respectivas lunas.

 

La capacidad de carga de este gigantesco cohete, de 70 metros de altura, varía de las 64 toneladas si el destino es la órbita de la Tierra a las 17 toneladas si el objetivo es Marte.

 

Cada misión tiene un coste de 90 millones de dólares.

 

Según la compañía, la nave puede llevar hasta dos veces más carga que el modelo que más se le parece, el Delta IV Heavy, del fabricante United Launch Alliance, pero su coste es una tercera parte del de la competencia.

 

Tras el lanzamiento, el presidente de SpaceX, Elon Musk, informó en su cuenta de Twitter de que el cohete iba a permanecer cinco horas en los cinturones de Van Allen y no detalló si la parte central de la aeronave, que tenía que aterrizar sobre un portaaviones en el Océano Atlántico, aterrizó o no con éxito.

 

"El Falcon Heavy es un lanzamiento histórico. No me lo podía perder. Como ser humano presenciar algo así, con estas vistas y oír el ruido, es muy emocionante", aseguró a Efe Michael Tapes, una de las 2.000 personas que compraron el paquete más exclusivo para ver el lanzamiento, llamado "Feel the Heat" ("Siente el calor").

 

Para otros, como Jeff Steward, residente en Florida, el Falcon Heavy fue el primer cohete que han visto despegar. "La idea de ir a Marte es muy emocionante y aquí las vistas son geniales", aseguró a Efe Steward, que vibró tras el regreso de los dos cohetes, momento en el que sonó la canción "Space Oddity" de David Bowie.

 

Esta canción acompañará a "Starman", el maniquí a bordo del automóvil Tesla, que viajará a una velocidad de 11 kilómetros por segundo y que en unos seis meses se espera que llegue a la órbita de Marte.

 

 

Diariolalupa.es • Aviso Legal y Términos de UsoPolítica de Privacidad y CookiesMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress